Contrariamente a la mayoría de canes japoneses, el tosa –algo difundido fuera de su país de origen- no es una variante más del spitz sino una raza parecida al mastín, criada específicamente para la lucha contra los demás perros. Este deporte, abandonado hacia 1912, era sumamente popular durante el mandato de Meiji, y para ello hacía falta un animal robusto y valiente, hasta sanguinario, que uniera a sus rápidos reflejos una mordida segura y duradera. Ahí tenemos pues al tosa, bastante impresionante con sus sesenta centímetros a la cruz y su imponente cabeza de hocico cuadrado y poderosas mandíbulas.


Parece ser que el territorio originario de la raza se sitúa en la isla de Shikoku, donde se encuentra la ciudad de Tosa, que dio su nombre a la raza. Partiendo de la raza autóctona, el köchi, se creó el tosa, que además, lleva sangre de bulldog y bulllterrier, circunstancias estas que los han convertido en un perro de presa; también intervino en la formación de este can japonés el San Bernardo y el dogo alemán, habiendo adquirido de este último algo de su tamaño.

A principios de siglo, cuando se prohibió la celebración de combates de perros, se descubrió que la raza podía servir como perro de guardia y que no era tan feroz como en principio parecía.


Aspecto general y características

Perro de gran talla, de complexión robusta, con un aspecto imponente. El perro tiene las orejas caídas, el pelo corto, el hocico cuadrado, una papada y una cola colgante fuerte en su raíz. Su temperamento es notable por su paciencia, calma, audacia y coraje.

Talla: talla mínima: Machos 60,5 cm. Hembras 54,5 cm.

Cabeza: cráneo ancho, stop abrupto, hocico de longitud moderada. La frente recta y la trufa voluminosa y negra; maxilar superior e inferior sólidos, con los dientes fuertes y los caninos robustos, mordiendo en tijera.

Ojos: siempre pequeños de color marrón oscuro, expresando dignidad.

Orejas: relativamente pequeñas, altas, situadas sobre los lados del cráneo y cayendo sobre las mejilla

Cuello: musculazo, con una papada.

Cuerpo: la cruz alta, dorso recto y horizontal. Riñones anchos y musculazos; la grupa ligeramente arqueada en su extremo. Pecho ancho y profundo, flancos ligeramente salientes y vientre recogido...